AVANCE

Yo hoy no quería escribir nada de esto. Ayer fue el cumpleaños del blog y  prefería algo alegre, feliz, nada cotidiano, y prometo hacerlo a lo largo del día. Pero me queman las palabras entre los dedos. Consideren, si quieren un avance  improvisado de las gotas de verdad.

España mira a Andalucía, incrédula, hastiada y con cierta superioridad. El día después de unas elecciones al Parlamento Andaluz el resto de los españoles mueve la cabeza con desesperación y sin comprender como un partido político que está siendo imputado por irregularidades y robos a gran escala, vuelve a ganar las elecciones. Sin mayoría absoluta. Se miran los resultados con lupa, se suman votos y se establecen porcentajes. Y vuelven a negar con la cabeza. Algunos se ríen de los andaluces, con más o menos gracia.

La verdad sólo tiene un nombre, Susana Díaz, que ahora legitimada por las urnas es quien decide lo que va a ser de nosotros los próximos cuatro años… También se puede comprobar que la Andalucía que vota es de izquierdas y lo ha sido siempre. Clientelismo, ideología, demérito de otros partidos, o todo junto.

Los andaluces han votado. Igual que lo hicieron los catalanes a un partido que les vende naciones y les roba por la vía andorrana. Los valencianos votaron en medio de una espiral de crisis y de imputaciones. Los madrileños votaran pronto. Al final sólo es cuestión de democracia, de ejercer el derecho al voto (y al no voto) y asumir las consecuencias de lo que quiere la mayoría. No hay más lecturas.

Pero Andalucía es también la tierra que me llena de luz y por la que estoy dispuesta a pelear, lo que pueda, más de lo que me dejen. Y voy a defenderla siempre por mucho que a veces tenga ganas de volverme contra ella y regañarle, aunque me entren ganas de enfrentarme y hasta darle un buen sopapo. Como una hija rebelde, como una madre cansada, como se sufre por quien se quiere. Porque es la que me late al compás del corazón. Sin extremismos, sin naciones, sin fronteras.

Hay también otra Andalucía, la de diario, la que cubre balcones de flores y lleva niños a la escuela. La que comparte, entre ideas políticas contrarias, alegrías, pasiones, penas… Al final, pese a que forme parte de nuestra vida, aunque condicione cada uno de los paso que damos como sociedad, la política no deja de ser un mal sueño que ensucia más que eleva.

Por eso dejo este adelanto en busca de algo que me llene, que deje de ser pragmático y elocuente, que me satisfaga y sea lo que creo que merece mi blog…y hasta mi tierra.

Anuncios

Deja un comentario si te apetece por fi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s