CUMPLEAÑOS

Hoy es un día de tantos. Finales de año, principios de mes para algunos (otros ya estamos rezando por el sueldo siguiente), vuelta al trabajo después de los festivos y frío, mucho frío. Un martes con sabor a lunes que apetece que sea sábado. Seguramente las fechas no deberían significar nada, pero al final significan. Igual no recuerdas el primer día que votaste, en qué caía el día que estrenaste tacones y cuál fue el primer día que te besaron. O igual sí. Hay personas que tienen una memoria cronológica abrumadora. Yo pertenezco al grupo de memoria distraída con intensidad. Paso por el mal trago, en varias -muchas- ocasiones, de tener una fecha grabada a sangre en mi sonrosadito cerebro y no saber por qué. Voy buscando el santo, los cumpleaños a mano, me estrujo las neuronas hasta hacerme sangre en ellas (¿sangran las neuronas?) y al final desisto. Desisto o pido ayuda a voces.

A veces las fechas están y creo que es bueno recordarlas. Eso sí, sin llegar a la locura de que todo sea el “Día de…”,  porque esto es algo que hay que reconocer que se nos ha ido de las manos.

Las fechas grandes no se deben olvidar porque hacerlo implica quedar mal con alguien que se ofende porque no recordaste que era el día del aniversario, el cumpleaños materno o el santo de tu abuela que no te ha fallado ningún año desde que naciste. Hoy en día la tecnología nos facilita no quedar como mal educados e insensibles, eso si no se te olvida ponerlo en el móvil como a mí. Necesito una aplicación que me recuerde que tengo que apuntar que tengo que recordar. Ahí dejo una idea a los emprendedores.

Recuerdo inútilmente el cumpleaños de muchos de mis primos que por supuesto no tienen ni idea de cuando es el mío, si me esfuerzo puedo llegar a recordar convocatorias electorales, el santo de mis archienemigos, y el día que una de mis mejores amigas conoció a su novio…pero soy incapaz de recordar la cita con el dentista, cuándo hay que hacer la declaración de Hacienda o el día que tengo que recoger los encargos en las tiendas. Soy así, y no me conformo con esto, yo quiero mejorar, pero creo que la edad me está haciendo de las suyas y ya voy a peor.

Y es que el tiempo sigue su avance inexorable, los años pasan y hoy me ha recordado que hace treinta y nueve años que asomé a este mundo en un sitio que se empeñaba en cambiar desde seiscientos panfleteros que pedían libertad. Diciembre del 75 era un buen momento para nacer si se quería estar en la Historia, aunque fuera desde la cuna.

Hoy contesto feliz las felicitaciones que me hacen porque pese a que me da vértigo pensar que los siguientes que cumpla, si Dios quiere (que por qué no va a querer)son ya una edad importante. Aunque si miro atrás, un poco, -no demasiado que no me gusta-, creo que he hecho bastantes cosas y me he equivocado las veces justas en estos años. No he perdido el tiempo.  En el fondo comprendo que lo bueno de los años es cumplirlos y más si es rodeado de gente agradable, que te quiere, te comprende o simplemente te acompaña. Eso es un lujo. Y aquí en  las #15gotas, mucho mejor.

Anuncios

5 comentarios en “CUMPLEAÑOS

Deja un comentario si te apetece por fi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s