No sé si esta pasión por las escaleras tiene algún sentido freudiano, si alguien lo sabe que avise que yo lo escucharé atentamente y con toda probabilidad, sonría mucho rato.

Estas son las archiconocidas escaleras del Museo Vaticano, como todo el mundo sabe son helicoidales y no es una, son dos. La que sube y la que baja, se esconden o se entrelazan, se buscan o se encuentran, depende de la poesía que queramos darle.  De ahí su sentido de infinito, su fotogenia y su fama.

Para mí son la esencia del amor. Dos rumbos paralelos. Juntos y separados a la vez, un mismo fin pero distinta forma de entenderlo. Dos individuos que se aman sin dejar de ser uno mismo  y al mismo tiempo siendo una unidad bella, de espíritu fotogénico e inseparable…

 

(lamento no saber el autor de la fotografía)

Anuncios

INFINITO

Deja un comentario si te apetece por fi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s