EL BESO. Arissa

Sube ella, despacio, como cansada, arrastrando los pies por las escaleras y comienza a colgar la colada que la tuvo entretenida toda la mañana. Por último, estira su sábana blanca ya limpia y antes sudada en el lecho conyugal.
Sabe que él ya está allí, lo nota en su piel erizada por el viento ausente. Deseos pacientes.
Escondidos. Huyendo de las miradas y las voces que susurran en voz alta.
Silencios. No les hace falta hablar, no hacen -no deben hacer- el más mínimo ruido.
Amor prohibido al calor de un sol tardío en la azotea.
Besos de lencería.

 

Anuncios

EL BESO. Arissa

Deja un comentario si te apetece por fi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s