SOL DE INVIERNO

Reconozco en cada brizna de sol helado, las tardes de primavera que me rozaron la piel a tu lado.

El calor que mayeaba en mi espalda mientras dibujaba una sonrisa en mi mañana.

Los abriles sucesivos que se tornaban en veranos galopando por el placer y la inseguridad.

Reconozco en este atardecer abrigado, cada amanecer confuso y ahíto.

La despedida angustiada y amarga por horas con perfil de milenios.

El reflejo perdido de tu silueta abrigando a mi sombra.

El vaho que emitían tus silencios y las palabras cálidas susurradas en mi boca.

Y ahora, cubierta de noche, me tiemblan las ganas de tu abrazo, la paz de tus ojos, tu piel en mis labios.

Y ahora es invierno crudo y no estás.

Deja un comentario si te apetece por fi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s