ABSTINENCIA

La Real Academia de la Lengua Española, la RAE para entendernos, es ese sitio donde hombres y mujeres hablan del idioma, le ponen normas que ellos se saltan y llegan tarde a la realidad coloquial y escrita del español (o castellano o como quieran decirle, que depende mucho del que se exprese respecto el idioma…) pero que por otro lado edita un diccionario que así en grandes rasgos, es ese libro gordo donde vienen todas las palabras y lo que significan. Y eso está muy bien.
Pues esta antiquísima Real Academia define la palabra Abstinencia, del latín abstinentia, en su segunda acepción, como: “Virtud que consiste en privarse total o parcialmente de satisfacer los apetitos”. Demoledor.
Creo que no hay una palabra más poco agradable, menos simpática, y más coercitiva. Dar de lado a un placer además siendo consciente de que se está abandonando la posibilidad de disfrutar de éste, sea el que sea. Porque no todos tenemos los mismos apetitos, nos hacen disfrutar las mismas cosas o nos satisface de igual manera una realidad.
Abstenerse puede llegar a ser una manera de no dar una opinión, de no comprometerse con un momento determinado, no expresarse en favor o en contra de una disyuntiva. Eso puede estar bien, aunque personalmente no estoy muy por la pasividad de decisiones y las personas tibias que no se definen en la vida o frente a problemas o cuestiones de mayor o menor relevancia, es decir, me fastidia el que no toma decisiones en su comunidad de vecinos (y luego se queja) y el que no vota a nadie (y protesta por todo), por poner un ejemplo.
Pero la Abstinencia, ¡esto ya son palabras mayores!, es realmente condenarse en vida, no dejarse llevar, no satisfacer lo que deseamos…eso no puede ser bueno, estoy segura que habrá médicos que estarán en contra y movimientos ciudadanos establecidos en plataformas, con su correspondiente subvención, que están inmersos en actividades reivindicativas en contra de la abstinencia.
Creo que voy a desterrar a esta palabra de mi vida, y de mi diccionario, buscaré algo menos angustioso.
Además yo me voy a quedar con la sabiduría popular que cuando estás enfermo con una gastroenteritis y te entran ganas de comer algo presuntamente dañino, viene alguien y te dice: “si te se apetece, es que no te va a caer mal”.

Anuncios

3 comentarios en “ABSTINENCIA

  1. Yo buscaría el origen de esa palabra,será curioso saber de donde y de que época procede, lo que está claro es que para los tiempos de hoy se ha quedado obsoleta ya que nadie quiere normas ni imposiciones. Pero que mas da que esté el el diccionario junto a tantas otras que no se llevan a cabo, como el respeto, la tolerancia, la solidaridad, la justicia y un largo etc.??
    Mejor entonces quema el diccionario. 😉
    Por cierto, yo cambiaría “hombres y mujeres” por “personas”, en mi humilde opinión le quita categoría al artículo.

Deja un comentario si te apetece por fi

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s